México, Maximalistas y Minimalistas (AMLO y la lucha interna por el poder)

CONfines Políticos

Juan de Dios Andrade

El agotamiento de lo que fue la globalización trilateral está generando diversos efectos en todo el mundo. El forcejeo por el liderazgo o dominio global, según sea el caso, se desarrolla en dos planos: Eurasia y América…

Allá, compiten la Unión Europea, Rusia, China y Estados Unidos (único ‘jugador’ externo), no sin la incidencia intermitente de Inglaterra y, en otro plano, de las nuevas caras del terrorismo…

Acá, el gobierno de Donald Trump batalla con el populismo latinoamericano, sobre todo con el venezolano y cubano. Pero también con la presencia de China y Rusia, tanto en asistencia política como en materia de inversiones y, eventualmente, con los intereses de Inglaterra…

Trump llegó al poder con la intención de poner punto final al predominio de la élite ganadora de la Guerra Fría y creadora del sistema trilateral, lo que explica tantas marchas y contramarchas…

Agotada igualmente la opción castrista y, ahora, la chavista-madurista, la viabilidad del populismo parecía quedar en vilo. Con mayor razón al caer en desgracia Lula y el PT en Brasil…

 

“El interlocutor populista…”

Este es el escenario continental que aguarda por el ascenso de Andrés Manuel al poder. En el fondo, sabe que podría convertirse en el interlocutor del populismo con el gigante norteamericano…

La reciente polémica por la invitación a Nicolás Maduro entraña el fortalecimiento de los vínculos con la dictadura madurista, que datan de por lo menos 13 años. Con el castrismo, las relaciones son de tiempo atrás. Es verdad que toda persona se siente más a gusto con los que piensen como él, el problema es que se trata de dictaduras…

¿O acaso esa es la similitud en la forma de pensar? ¿Está México en la antesala de una dictadura populista parecida a la de Venezuela y Cuba? Andrés Manuel ha dicho que no pretende tal cosa, pero Hugo Chávez dijo lo mismo y, mucho antes, Fidel…

 

“Facciones encontradas…”

Por lo pronto, presenciamos una batalla campal entre al menos dos facciones de aliados de López Obrador. Parece una reedición de ‘maximalistas’ y ‘minimalistas’. Entre los que adoptan posiciones extremas y desean lograr todo de una sola vez, y los que prefieren se logre lo esencial y, cuando se pueda, lo periférico…

Entre personajes como Ricardo Monreal y Paco Ignacio Taibo II, y Carlos Urzúa, Alfonso Romo y Javier Jiménez Espriú…

¿Cuál será el futuro de México? El maximalismo simboliza el exceso de los cambios revolucionarios, el minimalismo prefiere un tránsito estable y evitar las turbulencias…

En el paso de octubre a noviembre, con motivo de la consulta y eventual cancelación del aeropuerto de Texcoco, así como por el asunto de las comisiones bancarias, dos ‘tornados’ político financieros pegaron fuerte a la Bolsa de Valores. En ambos casos, Romo, Urzúa y Jiménez Espriú tuvieron que emplearse a fondo para evitar un descalabro mayor…

 

“El juego pragmático…”

¿Estamos ante un dictador en ciernes o ante un político hábil, negociador y pragmático? Porque una cosa es verdad: a mayor actitud maximalista, empresarios e inversionistas (al igual que muchos grupos ciudadanos) van a refugiarse con el trío minimalista…

A partir del 1 de diciembre, poco a poco, se irá desvelando el verdadero López Obrador. Sin embargo, ambas vías pueden servir para implantar una dictadura personal o de partido. Obregón y Calles, por ejemplo, fueron hombres pragmáticos y negociadores, quizá lo único que los animaba desde el ángulo ideológico era un profundo espíritu anticristiano, nacionalista y revolucionario…

Andrés Manuel sabe que no bastará con ponerse a la cabeza del alicaído bloque populista que, sin duda, espera su arribo al poder para pedirle todo gratis con tal de sobrevivir (préstamos, petróleo, etc.). Tal y como Cuba hizo con Venezuela…

Ante todo, AMLO debe demostrar que liderará un gobierno exitoso y, entonces sí, podrá cumplir el sueño del populismo: liquidar lo que resta de las derechas neoliberales y de las izquierdas retardatarias en el Continente…

Lo inquietante es que Andrés Manuel puede ser un dictador maximalista, un dictador minimalista o un demócrata populista. De las tres vertientes, dos conducen a la dictadura y la tercera se le parece…

Pero no olvidemos lo más importante: una democracia se configura con la participación de los ciudadanos, no con la sola voluntad del gobernante. Hoy, México está llegando al punto en que los ciudadanos decidiremos si queremos una dictadura, más o menos disfrazada, o una democracia…

Mientras tanto, otro populista autoritario, Donald Trump, también aguarda su llegada…

Hasta entonces…

Comentarios: confinespoliticos@gmail.com

Twitter: @confinespol

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.