La Vida y sus recovecos – Lulú Velázquez

Vida y Sentido

Lulú Velázquez

En la vida nos pasan tres cosas: Las queridas, las fortuitas, y las inevitables, y de cada una de ellas tenemos una historia. Cada uno vivimos de acuerdo a lo que somos, a lo que tenemos y a lo que quisiéramos ser o tener. Somos único, irrepetibles.

Los tiempos cambian abruptamente y lo que ayer llamábamos ‘bueno’, ahora resulta ‘malo’ o ‘raro’, y a lo que llamábamos ‘malo’, ahora es ‘lo mejor’. Los pensamientos de las generaciones se han ido transformado tan rápido, que no da tiempo de analizar cada acontecimiento o pensamiento, corriendo el riesgo de caer en el relativismo o en cosas peores.

Estamos hechos de experiencias vividas, de palabras que se han vuelto decisiones. Cada uno tiene una historia que contar. Las cosas que nos suceden a diario, esas que van marcando el camino de la vida. Este espacio es para compartir contigo un poco de mi experiencia laboral. Soy tanatólogo y me toca estar un buen tiempo con personas que pronto partirán de este mundo. Para algunos, a otro mejor. Para otros, a uno desconocido, el cual les llena de temor.

IMG-20181106-WA0000

La muerte es inevitable. La mayoría le tememos a ella o queremos desapegarnos de quienes amamos o de lo que hemos logrado durante nuestra estancia en este mundo. Es un misterio que nadie ha podido resolver y que nos impone un límite.

Hemos logrado conquistar muchos objetivos que en otros tiempos parecían imposibles, se han descubierto miles de cosas que nos muestran la vida de nuestros antepasados, se le ha dado nombre a cada parte de nuestro cuerpo, se han creado miles de filosofías que se defienden como las verdaderas.

Han existido personas, como mi padre, que tuvieron la experiencia de ver más haya del universo y cuentan que es una sensación agradable. Pero en sí, el acontecimiento de la muerte no ha llegado a ser conocido del todo. A muchos les toma por sorpresa, a otros les avisa con tiempo. Lo que sí, es que ninguno nos escapamos de ella.

Aunque se pague mucho dinero para congelar el cuerpo, con la esperanza que en un futuro se encuentre la forma de revivir, la realidad es que nadie ha logrado esquivarla. Fuimos destinados a morir.

El trabajo de un tanatólogo consiste en ayudar a quienes han sufrido la pérdida de un ser querido. Con el paso del tiempo y por extensión, algunos aspectos de la tanatología sirven para tratar otro tipo de pérdidas, llámese vida, salud, pareja, empleo, etc. Pero el quehacer de la Tanatología tiene que ver con la pérdida que sobreviene con la muerte. Cuando sufrimos una pérdida significativa, llegamos a tener diversas emociones que, en algunas ocasiones, nos impiden llevar una vida normal. Cada una de ellas nos dicen de qué estamos hechos y cómo debemos afrontarlas para salir avante y fortalecidos.

 

Donde hay amor, hay sufrimiento. Déjenme platicarles una experiencia que viví hace unos años con una paciente que, por situaciones diversas, nunca pudo estar con la persona que amó y ella no quería irse de este mundo sin antes despedirse de él.

Fue necesario hacer algunos arreglos e investigaciones, hasta encontrar a la persona. Al final, se pudo realizar el encuentro esperado por más de 30 años. Toda una tarde poniéndose al corriente de lo vivido y lo soñado. Pudieron despedirse felices, agradecidos, con emociones contradictorias porque tenían un enemigo en contra… el tiempo.

¿Saben lo que me dijo ella al despedirme? Me dijo: ‘Gracias porque me hiciste vivir 30 años de mi vida en una tarde, me voy tranquila y en paz porque al fin pude decirle a la persona correcta: te amo’.

Esta experiencia ha cambiado mi vida, me ha mostrado lo que muchas veces leemos o vemos en redes sociales o en otros lados: aprendamos a vivir hoy porque el mañana no sabemos si lo lograremos.

La vida es efímera, no tiene un boleto seguro. Aprendamos a defender lo que queremos. Con respeto, sin daños a terceros. No buscando cosas que no nos llevaremos cuando sea tocada la trompeta de mi final en este mundo o del tuyo.

Planea e invierte en cómo quieres que te recuerden. Recuerda: cada experiencia vivida es un capítulo de tu historia. Tú sabes que titulo ponerle…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.