Economía Global En Opinión de... México Nación Opinión Sin categoría

El Dique Turístico de México en la Cuarta Transformación – Ricardo Ruiz

En Opinión de…

Ricardo Ruiz

ricardoruizper@gmail.com
Twitter: Ricardoruiz01

El turismo es uno de los sectores económicos que ha mostrado un intenso crecimiento a nivel mundial durante las últimas décadas. En el año 2016, más de 1,235 millones de personas en el mundo viajaron para realizar turismo internacional. Esto es poco más del 13% de la población mundial. Estos viajes se concentraron principalmente en: Francia, Estados Unidos, China, Italia, México, Reino Unido, Turquía, Alemania y Tailandia.

Sin lugar a duda el turismo es uno de los sectores económicos emergentes que ha impulsado su crecimiento y ha logrado posicionarse, para nuestro país. En el año 2015, el turismo aportaba el 8.7% al PIB nacional. Para 2016, México recibió más de 35 millones de turistas extranjeros. Sin embargo, el sector se ha mostrado menos dinámico a nivel nacional. En 2006, el sector representó el 9.1% del PIB nacional, dato que es mucho mayor al de 2015. Esto nos muestra que algunas prácticas de política pública no tuvieron el éxito esperado y, con ello. una reducción en el ritmo de crecimiento.

IMG-20181106-WA0000

Los esfuerzos de promoción y fomento turístico a nivel nacional e internacional, han rendido frutos a pesar de los altibajos generados por la violencia que encarna nuestro país desde hace más de 10 años, en diversas entidades federativas. Para el año 2016, más de 83 millones de personas residentes de México viajaron por el territorio nacional, lo que hace que la demanda turística doméstica tenga un mayor peso e impacto dentro la demanda total del sector. En este sentido, es relevante cuestionarnos qué sucederá con el desarrollo del sector en la Cuarta Transformación, encabezada por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador. Por un lado, en la etapa actual de transición se han manejado algunos tintes del posible rumbo que tomará el sector. Como primera referencia, tenemos la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, el cual, según diversos estudios internacionales y nacionales, representaría una infraestructura relevante en materia de movilidad. Sin embargo, la opción que encontraron viable, después de la tan cuestionada encuesta o consulta ciudadana realizada en recientes fechas,  fue la ampliación de la base aérea de Santa Lucia esperando que dicha alternativa tenga los rendimientos deseados. En este sentido, la línea que proponen va más por el rumbo de un incremento de la capacidad, más que de una nueva infraestructura que permita tanto el incremento de la capacidad como la modernización total del servicio. Así, el tema de la movilidad del aeropuerto más importante de nuestro país quedará resanado con el proyecto alternativo, que, de acuerdo con los miembros de la casa de transición y del próximo secretario de comunicaciones y transporte, el costo es 90% menor que el proyecto del nuevo aeropuerto. Con lo que se buscaría generar un ahorro de más de 250 mil millones de pesos. Esperando así que este recurso, que ya no será erogado por el Ejecutivo, se destine a rehabilitar, ampliar y modernizar otras vías de comunicación y movilidad que impacten tanto al sector industrial como al sector turístico de nuestro país.

IMG-20181106-WA0001

Por otro lado, una nueva consulta que afecta el rumbo del sector turístico a nivel nacional, tendrá lugar a finales de noviembre del presente año. Esto por el tan nombrado proyecto del Tren Maya, el cual es un proyecto de tren de pasajeros que recorrerá 1,500 km para conectar diversas ciudades de cinco estados del sureste del país y tiene un costo estimado de 150 mil millones de pesos. Obra que tiene como principal objetivo conectar diversas rutas arqueológicas y turísticas y, con ello, reactivar la derrama económica que genera el sector a lo largo del recorrido. Es decir, este proyecto se puede contemplar como uno de los diques que la cuarta transformación tiene bajo la manga para impulsar el turismo en la zona sur del país. Sin embargo, la polémica del proyecto surge en la fuente de financiamiento, la cual aún no es clara. Por un lado, el actual secretario de Turismo federal ha declaro abiertamente la preocupación en el tema, argumentando que no sería una buena opción tomar el financiamiento de lo que reciben para el Consejo de Promoción Turística de México, fondo que ronda los cinco mil millones de pesos y que en su mayoría se invierte en la promoción de los destinos turísticos en el extranjero y a nivel nacional, Sin embargo, aunque se tome recurso de dicho fondo, aún queda largo el tramo para completar el costo del proyecto. Suponiendo que se cumplen todos los estudios necesarios de impacto ambiental, ecológico y financiero, los cuales aún no se tienen. Pero lo que sí se tiene es la fecha de arranque del dique turístico que reactivará, con sus 17 estaciones, las zonas turísticas más importantes del sur del país. Situación que se torna un tanto confusa desde afuera, por la ausencia de los estudios de impacto. Este panorama ya lo hemos presenciado con otros mega proyectos sexenales. Tan solo en el actual gobierno de Enrique Peña Nieto, dos proyectos de similar magnitud quedaron en el olvido: el tren bala México – Querétaro y el tren de Mérida a la Riviera Maya, los cuales fueron cancelados principalmente por la usencia de estudios de factibilidad y económicos. En este sentido, las buenas intenciones de impulsar el sector turístico en nuestro país se deben pensar con un poco más de detalle en los impactos que se esperan obtener, ya que, por un lado, se debe tener el objetivo de mejorar los indicadores de competitividad turística en todas las zonas que ya se encuentran posicionadas, así como también impulsar el posicionamiento de nuevos centros turísticos tradicionales y no tradicionales. Mientras que, por otro lado, es imperante una estrategia transversal que mejore la seguridad a nivel nacional y garantice una dinámica económica en los centros turísticos que permita el pleno desarrollo de las actividades recreativas y culturales.

El dique turístico del tren maya puede ser una buena opción, siempre y cuando se consideren todos los factores relevantes para implementarse. Desde su financiamiento hasta los cambios en los supuestos que se hicieron como determinantes para su viabilidad. Estar siempre al tanto en temas de impacto al sector turístico debe ser un punto de referencia en la tan nombrada Cuarta Transformación. De esta forma, a escasos días que se lleve a cabo la consulta, debemos estar atentos en los resultados y las declaraciones subsecuentes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.