Horizontes de Libertad Literatura Sin categoría

Prepoema y Accidente – Jeannette Núñez Catalán

La Palabra es una Llave

Jeannette Núñez Catalán

escribejeannette@gmail.com

PREPOEMA

Colonizo todas mis casas interiores;

Metamorfosis. Salgo a los otros; navego la gran aldea.

De la membrana de océano que me acuno, como embrión salgo al aire.

Nueva vida.

Infancia retenida en los cuentos de otros cuentos, ventanas recién paridas;

en juegos se despliega fémina sensual, de pasos largos.

Meditación.

Sus ojos perdidos en las estrellas con luz propia; metempsicosis.

nada se mantiene igual todo cambia ¿por qué aferrarse?

a fechas, situaciones… dolor.

La atmósfera se mueve constantemente, en tono interno, externo.

Se crece y decrece constantemente; ¿cuándo se es adulto? ¿se es niño?

Transitoriedad.

¿Quién soy? Si nunca soy la misma. Tengo tanto que aprender para conquistar

libertad.

Razono mi locura como elemento esencial de vida; siempre escucho una canción

lejana, no sé qué dice. Ha permanecido.

Estreno vestido nuevo; persona, mujer, madre, hija. He preparado desde mis

cárceles; mujeres para ser libres.

Mi árbol condeno la luna el cielo los peces montañas; atrape todo el aire posible.

Confieso que he vivido, aunque solo me veas frente al teclado.

Mientras condenamos las condenas del otro, no somos libres de las propias;

me rodearon las aves, de distintos cantos. Diversidad.

Los cielos son rojos, verdes, negros. Hay una canción que suena y no sé qué dice.

ACCIDENTE

Choque frontal al muro,

el tiempo se deshilvana

libélulas salen a su tiempo; respiración.

No desesperes…

los pies se hunden en el ocaso.

El cerebro encuentra siempre las palabras;

en el pasado fuimos larva.

No desesperes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL CAMINO

Todas las miradas apuntan a la cima

el caminante desfallece en el camino

en su entorno los mundos sueñan.

El tiempo se esconde y se desliza por no sé dónde

los sentimientos juegan a ser amorfos.

Llueve y un río lejano se desborda

mi memoria toma el sol en un balcón.

Veo como tus dedos recorren mi espina dorsal

quizás duermo…

sucede tanto y no se mueve el aire…

Y yo, yo se supone que soy poeta.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.