La Resaca de la Traición – Lulú Velázquez

Vida y Sentido

Lulú Velázquez

“Es fácil esquivar la lanza, mas no el puñal oculto”, Proverbio Chino

Hoy me encontré con un amigo, al cual vi triste y desanimado. Le pregunte qué pasaba y me comentó que se sentía traicionado y decepcionado. Se retiró y me dejó pensando. ¿Qué es la traición? ¿Cómo es que la traición puede tener tanto efecto negativo en una persona? Cada uno hemos vivido, en algún momento de nuestra vida, el dolor de la traición. Hay traición a la Patria, a la pareja, al amigo, al hermano, colegas, padres, etc.

¿De dónde viene la palabra traición? Viene del latín traidito, que significa: ‘falta que quebranta la lealtad’. Jesús mismo fue traicionado por Judas. Vemos que la traición es dolorosa no sólo porque se rompe el respeto de una promesa o porque se pierde la confianza, sino porque comúnmente viene de alguien a quien queremos. Cuando brindamos confianza o nos la brindan a nosotros, va acompañada de una muestra de respeto. La traición por lo regular siempre se da por tener un beneficio propio, por egoísmo del que traiciona, por la falta de transparencia en sus actos.

IMG-20181106-WA0000

En la antigüedad la traición era castigada con la propia vida. Existían diversos tipos de instrumentos y se exhibía el castigo como advertencia.

El dolor de la traición puede ir acompañado de algunos síntomas físicos, como dolor de cabeza, náuseas, dolor de cuerpo, temblor, desvanecimiento etc.

La mejor forma de superar una traición es enfrentándola. No siempre se puede hacer con la persona desleal, a quien muchas veces no se vuelve a ver, pero si es importante que sepamos cómo superarla. No es fácil, pero sí necesaria. Es un proceso de duelo, incluso con las mismas emociones diversas. A continuación, te daré algunos consejos que pueden ayudarte a superar una traición:

IMG-20181106-WA0001

  • Analiza todo lo que haya ocurrido, desde el momento en el que decidiste brindar tu confianza a esa persona. Eso ayudará a gravar algunas actitudes, que a futuro te servirán para tus próximas relaciones o tratos.
  • No te culpes por lo ocurrido, a menos que hayas tenido algunos focos latentes que pasaste por alto y, aun así, recuerda que tú confiaste.
  • Si existe la oportunidad de hablar con la persona que te traicionó, no pierdas el tiempo reprochando, preguntando las causas. Eso está por demás. Mejor expresa lo que te hizo sentir y hazle ver que no será fácil superarlo, para que no insista en querer hacer como si todo siguiese igual.
  • Si no volvieses a ver a la persona, entonces trata de escribir una carta, donde le desahogues tu impotencia y enojo, que son los sentimientos que más afloran cuando nos damos cuenta de que fuimos traicionados.
  • La oración y la meditación son los medicamentos más efectivos para superarla pronto.
  • No permitas que los pensamientos te dominen, evita estar recordando a cada instante los hechos. Busca formas de entretener tu mente, ya sea con ejercicios o con alguna lectura y procura que sea amena.
  • Busca a personas que te puedan acompañar durante este proceso.
  • Trabaja en el perdón. Recuerda que perdonar no significa que todo vuelve a ser igual. Significa liberarte de aquello que te ha causado una inestabilidad emocional y ten presente que no durará para siempre.

El traidor pierde valor, el traicionado gana sabiduría y la sabiduría es un regalo que viene de lo alto. Por algo se nos pide dar gracias en todo, porque de todo viene lo que necesitamos.

¡¡Gracias por leer!!

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.