México, La Transición Interventora – Juan de Dios Andrade

CONfines Políticos

Juan de Dios Andrade

Comentarios: confinespoliticos@gmail.com

Twitter: @confinespol

¿De verdad creemos que el conflicto de poderes que presenciamos es por austeridad? ¿O es, más bien, la ocasión para dirimir un asunto de mayor calado? Sin duda, atañe al Presupuesto 2019, pero también a los recursos para cumplir las promesas de campaña y satisfacer las expectativas ciudadanas. Se relaciona con privilegios y justicia distributiva, pero también con un marco jurídico que hay que respetar. Como lo sostuvo el ministro presidente, Luis María Aguilar, recordando a Benito Juárez: “Nada por la fuerza, todo por la razón y por el derecho” y “Nada ni nadie sobre la Constitución”. Lo dijo delante del propio presidente de la República…

En la víspera, Andrés Manuel había dicho que se trataba de “una discrepancia normal por los sueldos”, cuando las tensiones al interior de sus aliados van en aumento. Saben que López Obrador prometió más allá de lo posible, con idea de que el combate a la corrupción y la ‘tijera’ de la SHCP amplíen el margen de maniobra financiera del gobierno. Nos acercamos al 2019 y muchos esperan sentir en sus bolsillos los efectos de la ayuda social prometida…

En el entramado de los poderes fácticos que se aliaron para llevarlo a la Presidencia, también esperan el reparto de los haberes para ‘operar’ sus redes que, igualmente, aguardan los beneficios…

 

“La austeridad republicana…”

La imagen de un grupo agrediendo al titular de Comunicación Social del Poder Judicial de la Federación, golpeando el vehículo y arrojándole basura, mientras lo insultaban y gritaban: ‘Traidores a la patria’, es un mentís a lo dicho por Andrés Manuel. Todo ello, mientras Seguridad Pública capitalina, brillaba por su ausencia…

Es algo más que la ‘austeridad republicana’ puesto que, como afirmó Carlos Marín en su columna del lunes pasado, el sueldo de Benito Juárez sería, en términos actuales, superior a los 700 mil pesos mensuales (valor maíz), más de 850 mil (en plata) o rebasaría un millón doscientos mil pesos (en dólares). Muy lejos de la austeridad…

Es verdad que hay casos de verdaderos excesos, no exclusivos de uno de los tres poderes. Tampoco del nivel federal. Pero debe corregirse conforme a Derecho…

En sus recientes ruedas de prensa de las mañanas, el presidente lo ha dicho: “De dónde va a salir para las becas”. Lo anterior y el malestar al interior de sus aliados, son el verdadero motivo de ‘meterle tijera’ al presupuesto y a los sueldos. Agreguen el enredo financiero por el aeropuerto de Texcoco: Los tenedores le han rechazado las ofertas y suspender las obras implicaría una fuerte erogación…

Sumen los desacuerdos con los gobernadores por los recursos y los focos de violencia delictiva en el país. Enrique Alfaro es uno de los más inconformes porque el cabildeo del tema no tiene pies ni cabeza…

Nada apunta a la austeridad, sino a un forcejeo de poderes fácticos, al éxito o fracaso del gobierno morenista, a la correlación de poderes en sus tres niveles, a las elecciones intermedias (tratando de alcanzar la mayoría calificada en la Cámara de diputados) y al desbordamiento de pasiones populares contra toda la élite política, que podría incluir a López Obrador y sus allegados, de no cumplirles…

 

“Gramsci interventor…”

En el círculo de confianza de Andrés Manuel están leyendo a Antonio Gramsci. Los que lo hacen, formaron parte del grupo de Manuel Camacho Solís o están vinculados intelectualmente. No siguen al pie de la letra lo que dijo el italiano, sino que lo están reinterpretando. Desde los tiempos de Gramsci a la fecha, muchas cosas han cambiado. Pero otras, no…

Usando su propio lenguaje: Están conscientes de que las viejas élites liberales transitaron de una democracia clasista y conservadora, a un modelo autoritario a medio camino entre la democracia liberal oligárquica y la democracia estatista…

A lo largo del siglo XX, se expresó como la tensión entre la política de élites y la política de Estado. Simplificando un poco, entre nacionalistas revolucionarios y desarrollistas estabilizadores, entre tecnócratas y la ‘vieja guardia’, entre neoliberales y estatistas…

Para los gramscianos del siglo XXI, ambos extremos están superados. Buscan una nueva síntesis dentro del populismo autoritario rumbo a una democracia populista, dejando atrás la obsoleta política de clases, pero también la política de Estado y la de élites…

Lo anterior, ha provocado el forcejeo entre la ‘vieja izquierda’ setentera, que remite sobre todo al echeverriato, y la izquierda que reinterpreta a Gramsci…

Los posgramscianos quieren una ‘transición interventora’, que no estatista. La separación entre élite política y oligarquía tiene un objetivo pragmático, en nada relacionado con la ‘austeridad republicana’. Se trata de diferenciar poder político y económico para enfrentar a las masas con la llamada ‘oligarquía’. A López Obrador no le importa cuánto ganen los ministros ni los jueces, sino que no le alcanza para cumplir y el tema de los sueldos le da para distraer a la gente, induciendo al choque ‘popular’ con la élite oligárquica…

Sin embargo, sabe que la política de masas se puede volver incontrolable. Usar grupos callejeros como ‘guardias pretorianas’ da resultados en lo inmediato, pero, recordando los tiempos de la Roma imperial, la guardia pretoriana igualmente liquidó a muchos emperadores…

Trata de implantar una democracia populista que permita ‘controlar’ a las masas…

López Obrador busca ejercer el poder a dos manos: con una, intervenir en el Congreso, en el Poder Judicial, en las gubernaturas, etc. Con la otra, amenazar con dejar a sus adversarios a merced de grupos de choque…

Pero eso es una guerra y como decía Napoleón Bonaparte, una guerra se gana con tres cosas: ´Dinero, dinero y dinero’…

 

“El momento de Martha Erika…”

Mientras tanto, Martha Erika Alonso asumió la gubernatura de Puebla. Perdieron Barbosa, MORENA y sus aliados locales. No perdió Andrés Manuel, que no lo quería en el poder, pero sí a una Martha Erika debilitada. Dependerá de ella y de lo que haga Rafael Moreno Valle desde el Senado, el que se pueda fortalecer y tener éxito…

De invitar a Barbosa al gabinete ampliado, sería una forma de sujetarlo y alejarlo de Puebla. Tan lo saben los aliados que José Juan Espinosa se apresta a llenar el vacío de poder provocado por la derrota judicial del exsenador. José Juan va por convertirse en el interlocutor frente al morenovallismo y, de lograrlo, ir por la candidatura en 2024. Sabe que Barbosa insistirá dentro de seis años y que el preferido de López Obrador es Rodrigo Abdalá. Armenta jugará a ser la opción en caso de polarización extrema…

Hasta entonces…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.