Presupuesto 2019: Cuestión de Poder – Juan de Dios Andrade

CONfines Políticos

Juan de Dios Andrade

Comentarios: confinespoliticos@gmail.com

Twitter: @confinespol

Podría culparse al conflicto con el Poder Judicial y a la suspensión de la rebaja a los sueldos, pero lo cierto es que la forma en que se presentó el Presupuesto de Egresos 2019 obedece a varios factores que tienen más peso: las expectativas de crecimiento económico para el año que viene (menor al previsto), los síntomas que presenta la economía de Estados Unidos, los desacuerdos de las calificadoras con algunas decisiones de gobierno y las desafortunadas declaraciones del propio presidente y de sus allegados…

La cosa está clara: Andrés Manuel está privilegiando algunos de sus proyectos, dejando de lado otros. Tiene en la mira los tres objetivos que Maquiavelo consignaba para la arena política: Obtener, conservar y extender el poder. No hay más. La clave del presupuesto entregado son la hegemonía y las elecciones intermedias de 2021…

 

“Las razones de Estado…”

Reducciones en cultura, la rebaja al sueldo del personal de limpieza del Congreso de la Unión, aumento de 39% en comunicación social (aunque se había dicho que se rebajaría a la mitad, lo que motivó muchos despidos en los medios), eliminación de programas (como prevención del delito); rebajas a universidades (aunque AMLO lo niega), así como a ciencia, tecnología y medio ambiente, seguido del aumento en materia petrolera; recortes a la Cámara de diputados y la de senadores, a la SCJN. Pero con un magro ajuste a la Presidencia de la República…

Agreguen el presupuesto que recibirá MORENA, con el cual, según cálculos que circulan en medios y redes sociales, se podrían pagar los sueldos de todos los magistrados de la SCJN durante más de 40 años…

No hay forma de confundirse: La condiciones en que arranca el gobierno de López Obrador, anticipa una primera parte muy complicada. Tres años cruciales para saber si tendrá éxito o fracaso. Sin duda, prioriza el control de estructuras y redes que le puedan redituar votos para las elecciones intermedias y las que le acompañen. Sin embargo, no puede sostener todo y deja de lado las promesas hechas a los jóvenes…

De poco sirve argumentar que algunos recortes fueron a solicitud de las instancias en cuestión, incluyendo a los organismos autónomos. ¿Austeridad o mecanismos de control? Son razones de Estado que, de suyo, son objetivos de poder…

 

“Un eco no muy lejano…”

Se contempla el presupuesto para el aeropuerto de Santa Lucía, pero está de por medio el posicionamiento de la IATA (Asociación Internacional de Aerotransporte) que ha dicho que los pasajeros evitarán la Ciudad de México al cancelarse el de Texcoco, siendo Aeroméxico y Volaris los más afectados. ¿Quiénes se van a beneficiar? Panamá, Houston y Dallas. Increíble hasta dónde podría conducir lo que a todas luces es una pésima decisión de Andrés Manuel…

En el contexto, no fue bien recibida el anuncio de que se ‘pediría permiso a la Madre Tierra’ para proceder con el Tren Maya, cuando todavía no se cuenta con los estudios técnicos, ni de impacto ambiental y ecológico en la región maya. Es verdad que el Sureste mexicano ha carecido de viabilidad para desarrollarse, muchas veces supeditado a lo que la federación tuviese a bien darle. Proyectos como el Tren Maya podrían significar un cambio importante de rumbo. Pero el mensaje del presidente a las comunidades indígenas originarias lanzó una mala señal adentro y fuera del país…

Dijo que el proyecto se abriría a la inversión privada, para que los interesados pudiesen hacer una parte del tendido de las vías férreas, mismas que serían evaluadas para recibir un estímulo o subvención del gobierno. ¿Y el plan maestro? ¿Y si algunos inversionistas no hiciesen bien el tendido? ¿Saben la lectura que dieron los especialistas e inversionistas al discurso? Andrés Manuel olvidó que un tren de esa naturaleza no puede estar sujeto a lo que haga ‘cada parte’, ni a la revisión posterior de calidad o fortaleza para pasajeros y carga…

Fue inevitable recordar algunas cosas que se dijeron e hicieron en tiempos de Echeverría, de triste memoria…

Pero también están las rupturas ‘con’ y ‘en’ el Poder Judicial, así como el disgusto de los gobernadores y al interior de las izquierdas…

 

 

“La sinrazón de las rupturas…”

Lucha por el poder en la SCJN (entre Arturo Zaldívar y Alfredo Gutiérrez) y en el TEPJF, donde José Luis Vargas está exigiendo la renuncia de la magistrada presidenta Janine Otálora. En la SCJN, el dilema es qué hacer: ¿cohesionarse para hacer frente a las embestidas del Ejecutivo o abrirse a un entendimiento? No hay soluciones perfectas. Lo primero, anticipa una relación rasposa y belicosa. Lo segundo, pone en riesgo la autonomía del Poder Judicial…

¿Qué hacer? Alfredo Gutiérrez representa la cohesión y garantía de estabilidad interna. Zaldívar es el polo liberal que promete cambios y posibilidades de entenderse mejor con el presidente…

Donde las cosas están al rojo vivo es en el TEPJF, luego de las declaraciones de José Luis Vargas a la revista Proceso. ¿Declaración de guerra a la ministra presidenta? Por lo pronto, Janine Otálora tuiteó que “quien esté inconforme con su desempeño debe exigir, más allá de legítimas opiniones en medios, el esclarecimiento formal de los motivos de la inquietud”. Por si hubiese alguna duda, agregó: “La integración actual de Sala Superior me eligió por unanimidad Presidenta con un mandato de cuatro años. Tengo el respaldo de mis colegas para cumplir ese período”. Más claro, ni el agua…

El Presupuesto de Egresos trae desacuerdos con gobernadores, especialmente con dos: ‘El bronco’ y Enrique Alfaro. AMLO acepta proyectos del primero, pero con limitaciones y deja fuera otros. Pero donde parece haber un choque frontal es con Alfaro, de quien dejó fuera todo lo que presentó. No hay duda de que desea impedir que el de Jalisco se convierta en el interlocutor de los gobernadores con su gobierno, desfondando a la CONAGO…

En el fondo, presenciamos el montaje de una polarización entre dos extremos: El de los gobernadores del Sureste y los del centro-norte del país. No sé si sea buena idea, ante los problemas de inseguridad y falta ver cómo se integrarán, en los hechos, los servicios de salud…

En las izquierdas, tampoco hay señales de entendimiento. En su reciente entrevista en La Silla Roja, Cuauhtémoc Cárdenas confirmó sus dudas sobre lo que vaya a ser la Cuarta Transformación: “Hay que esperar seis años para saberlo”. Cárdenas fue muy puntual al reconocer que uno de sus hijos se ha sumado con AMLO, pero que, cuando lo vieron, no hubo ofrecimiento alguno del tabasqueño ni peticiones por parte de ellos…

¿Será el populismo la tumba de las izquierdas, como dicen algunos? Pese a todo, el presupuesto entregado no fue mal recibido por los mercados internacionales y habrá que ver si Andrés Manuel es capaz de consolidar un cambio de fondo. Nunca es bueno apostar a que le vaya mal al gobierno en turno, porque nos puede ir mal a todos. A menos que se insista en contrapuntear el bien del país con el proyecto de la 4T…

Hasta entonces…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.