Poderes Fácticos y Mundos Bizarros – Juan de Dios Andrade

CONfines Políticos

Juan de Dios Andrade

Comentarios: confinespoliticos@gmail.com

Twitter: @confinespol

En ocasiones, poder fáctico y poder formal se identifican. A veces, no. Por momentos coinciden. En otros tantos, no. Maniobrar en medio de unos y de otros, es parte del arte de la política. Sí, porque la política es ciencia, pero también es arte. Salir adelante, inmerso en esa situación, no es sólo cuestión de supervivencia inmediata, sino también de viabilidad…

Andrés Manuel y MORENA se encuentran en una reformulación entre ambos poderes, por el resultado electoral y por la absorción de estructuras priístas que comienzan la difícil coexistencia con las morenistas, siendo del mismo cuño. Clonar al otrora partido en el poder implica problemas de naturaleza pragmática y de identidad. ¿MORENA es el ‘auténtico PRI’, como dijo Jorge Zepeda Patterson, o es un modelo de transición que terminará por auto-inmolarse en aras de la democracia? Sin descartar un resultado intermedio…

Los hechos dirán si estamos ante la restauración del presidencialismo autoritario o ante un suicidio ritual de corte transicional…

 

“La nebulosa bizarra del sistema…”

Si hubo un gran perdedor el pasado 1 de julio, fue el PRI. Pero no se trata de un resultado cualquiera, por muy severo que haya sido, sino de uno que pone en duda la viabilidad del partido que ha dejado de ser ‘revolucionario’ e ‘institucional’. Sí, porque no se puede ser tal cuando has perdido la iniciativa, a los electores y a las instituciones al mismo tiempo…

Es verdad que pueden apostar al fracaso de López Obrador. Pero hacerlo así, revela que carecen de propuesta programática y de proyecto viable de gobierno…

Buena parte de lo que quedaba de las estructuras priístas, emigraron a MORENA y no es fácil pelear contra ti mismo. Sería una lucha entre la restauración autoritaria y una versión bizarra de la misma, si hemos de hacer caso al sentido francés del término…

Esta disyuntiva también se da al interior de ambos partidos. Al final, podría resultar un PRI y un MORENA igualmente bizarros…

El forcejeo de Andrés Manuel con diversos poderes fácticos está de antología. Vean la tensión con los gobernadores y sus desafortunadas declaraciones sobre Enrique Alfaro; las protestas de rectores y universitarios, al grado de forzarlo a decir que el recorte presupuestal fue un ‘error’ que será ‘corregido’; las protestas por la baja en el presupuesto cultural; así como los gritos y manoteos en la Cámara de diputados por el Presupuesto de Ingresos 2019, acusando la oposición a AMLO y a MORENA de incumplir promesas de campaña…

 

“El PAN y los otros poderes fácticos…”

En el PAN, el juego del poder se desarrolla en el entramado de la presidencia, el CEN y los gobernadores. Hay cuatro polos a medio camino entre formales y fácticos. Uno interno, liderado por Marko Cortés. Ser el presidente del partido le otorga poder formal y fáctico, reforzado por las alianzas que ha logrado con motivo de su arribo…

Los otros son ‘externos’, asentados en tres gubernaturas: Chihuahua, liderada por el eje Corral-Madero; Guanajuato, expresado tanto en el gobernador como en Juan Carlos Romero Hicks, en su calidad de coordinador de la bancada panista en San Lázaro; y Puebla, con Martha Erika Alonso y Rafael como cabeza del morenovallismo…

Guanajuato y Chihuahua representan dos versiones del panismo tradicional. Los primeros, privilegian el consenso y la visión estratégica que reformule una propuesta doctrinal y programática. Los segundos, son proclives a las coincidencias sobre la base de los flagelos sociales, la presión y la protesta. Guanajuato es una vía moderada que sigue los pasos de la inteligencia emocional y anticipa un ‘rebote’ ciudadano cuando ocurra el desencanto ante el populismo autoritario. Chihuahua, más ‘broncuda’ y eminentemente programática, prevé que López Obrador será rebasado por las luchas intestinas entre sus aliados y la creciente demanda social…

Mientras los dos polos anteriores se enfilan a montarse en la ola ciudadana a disgusto, Rafael Moreno Valle piensa que, para ganar en 2021 y 2024, hay que sumar estructuras que no coinciden con AMLO, empezando por las que quedan del PRI…

Tan lo han entendido del otro lado, que el grupo Atlacomulco lanza señales cordiales. Ven a Rafael como el estratega que ayudó a Marko Cortés a llegar al CEN, desplazando a Ricardo Anaya y a Damián Zepeda, y artífice de la derrota de Andrés Manuel en su primera quincena en la Presidencia: la controversia constitucional, la suspensión de la rebaja a sueldos del Poder Judicial y la operación para sacar adelante el triunfo de Martha Erika en el TEPJF…

¿Lecturas exageradas? Lo cierto es que uno de los polos ‘externos’ será la alianza estratégica de Marko Cortés camino a las intermedias y a 2024. Los otros dos, compondrán un segundo anillo completado por un tercero con los demás grupos, nacionales y regionales, del PAN…

 

“Geopolítica del poder territorial…”

Pero también hay otros poderes fácticos del Valle México y de Toluca, que sopesan que Corral debe solucionar problemas de inseguridad y corrupción heredados por los gobiernos anteriores, y el debilitamiento del morenovallismo en Puebla. Rafael y Martha Erika tienen por delante resolver la ‘geopolítica interior’, al quedar ‘rodeados’ por poderes morenistas. Su éxito o fracaso pasará por romper la ‘columna vertebral’ del cacicazgo barbosista…

Para está segunda vertiente, el panismo de Guanajuato estaría en posibilidades de disputar la Presidencia en 2024. Durante años, Puebla ha sido el eje que une al centro-norte con el centro-sureste. Ahí ha residido su importancia y peso político nacional. Hoy, Guanajuato ensaya otro proyecto geopolítico que unifique a la entidad con Querétaro, San Luis Potosí y Aguascalientes. De tener éxito, podrían ser la opción rumbo al 2024, pasando por las elecciones intermedias…

Comparar los resultados electorales de Puebla y Guanajuato, dice mucho sobre la viabilidad de ambos polos panistas…

Desde Guanajuato se quiere crear un enclave geopolítico que muestre una visión de futuro, frente a la inestabilidad e incertidumbre generada desde la Presidencia y desde las bancadas morenistas…

¿Con quién sellar alianzas fácticas? Más allá de ‘PRIMOR’ y ‘PRIAN’, términos más usados para descalificar que para otra cosa, hay una recomposición del equilibrio de poderes en torno a dos polos, MORENA y el PAN, que liderarán a los partidos pequeños y a los grupos ciudadanos…

En este contexto se insertan las recientes descalificaciones de López Obrador a Enrique Alfaro. Para nadie es un secreto que, luego de la ruptura provocada por el calderonismo y sus aliados en el panismo jalisciense, los tradicionales se aglutinaron en Movimiento Ciudadano y en torno a Alfaro, que bien podría integrarse al enclave encabezado por Guanajuato…

¿Proyectos que expresen auténticamente las expectativas ciudadanas o mundos bizarros que se fugan de la realidad?

Hasta entonces…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.