Caminos Diferentes (2) – José Contador

 

 

Reminiscencias

Jose Contador

Esta situación se generaba, a mi entender, porque, por primera vez, la capacitación no se daría en una reunión nacional en un centro vacacional, donde el desarrollo de la temática se hacía por talleres o por discusión del tema, sino se había planteado una capacitación en vivo. Es decir, en el acto de la supervisión, a fin de orientar el desempeño y mejorar el nivel de asesoría de los supervisores. Lo anterior no omitía la elaboración de un documento en donde se asentaran los resultados y los compromisos a cumplir para mejorar la atención.

Claramente, el grupo se dio cuenta de que habíamos llegado a un encajonamiento sin salida. Después de unos minutos de estar callados, se propuso que la única forma de definir los resultados era realizando una investigación a manera prueba piloto, a la que asistieran dos grupos con personal de las dos áreas; uno, aplicaría la supervisión por separado y, el otro, la aplicaría con la participación de ambas disciplinas. Aquí, todos estuvieron de acuerdo.

Se planteó el problema ante las autoridades, quienes dieron su anuencia para llevar a cabo la investigación. Se seleccionaron dos unidades médicas de la misma delegación. Se solicitó a los grupos dirigentes del nivel estatal que nos permitieran asistir a éstas dos unidades, pero sin la presencia de ellos, a fin de realizar la visita en la misma forma que los zonales la realizan. La visita tendría una duración de un solo día y los resultados servirían a la Unidad para superarse, pero no tendrían validez oficial y para definir la estrategia a utilizar en la capacitación

Dos vehículos trasladaron al grupo central hasta las Unidades Médicas, ambos contaban con el mismo número de personas: Un médico, una enfermera, un administrados y una persona comunitaria del nivel central, así como con un médico supervisor zonal, un chofer polivalente y un(a) comunitario(a). Cada vehículo con su personal asistió a una localidad con Unidad médica, en la cual se desarrollaron las actividades. Al final del día se comentó la visita con la participación de los grupos supervisores de nivel central y del nivel zonal, quienes en conjunto plantearon las acciones a realizar para mejorar el servicio.

Al día siguiente de la visita, volvimos a reunirnos las personas que habíamos acudido a investigar cuál era el mejor procedimiento y se llegó a la conclusión unánime de que el mejor procedimiento era ir juntos. Los comunitarios en las unidades médicas se enteraron de cosas que podían mejorarse en la orientación del personal comunitario y el personal médico identificó en la comunidad problemas que podrían enfrentarse mejor, con la participación tanto de sus integrantes como del personal médico y paramédico de la Unidad.

Una vez que estuvieron terminadas todas las cartas descriptivas y calculados los tiempos de capacitación para los grupos zonales, se integraron los grupos capacitadores.

La capacitación llevaría mucho tiempo aplicándola por Estado. Sin embargo, para la optimización de recursos se decidió realizar el curso en delegaciones. al que asistirían los grupos de supervisión zonal de delegaciones cercanas a las sedes de la capacitación.

Caminos diferentes  2/3

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.