México fracturado y disruptivo – Juan de Dios Andrade

CONfines Políticos

Juan de Dios Andrade

Comentarios: confinespoliticos@gmail.com

Twitter: @confinespol

Una revisión de las redes sociales y de algunos medios tradicionales, nos demuestra que los mexicanos estamos altamente polarizados y no hay señales de que vaya a cambiar en el corto plazo. En un año como 2019, no hacerlo implica un riesgo serio de descalabros severos. No exagero. Hay veces que uno se despierta esperando encontrarse con una realidad distinta y, sin embargo, no es así. El poder une o divide a los seres humanos al extremo, pero también te los muestra tal cual son. Si algo bueno posee el poder, político o económico, es que a todos les quita la máscara. En ocasiones, lo que vemos es muy parecido al disfraz. En otras, no. El poder, cuyo único ‘pecado’ es reflejar la realidad, puede ser nuestro aliado…

Pese a los dimes y diretes, una cosa está clara: La mayoría de los ciudadanos desean un cambio y, en primera instancia, Andrés Manuel fue capaz de captar buena parte de ese hartazgo. Pero el presidente debe sopesar mejor algunas decisiones, porque podría no sólo perder gradualmente ese bono democrático, sino volverse el objetivo del hartazgo ciudadano…

 

“Rupturas internas…”

Lo ocurrido con el ‘huachicoleo’, ilustra. De resultar mal el asunto, sus adversarios y críticos no deben alegrarse. Suficientes ejemplos recientes tenemos de que, cuando le va mal al presidente, nos va mal a todos o, al menos, a muchos. Esto no significa que deba cesar la crítica o el desacuerdo, que, viéndolo bien, podrían ser los ‘ojos’ y ‘oídos’ del que está en el poder, para decirle públicamente lo que su círculo más cercano jamás le dirá por conveniencia…

Además de la confrontación entre partidos, grupos y facciones, hay una ruptura quizá más grave y trascendente que cualquiera de las anteriores: La que se registra entre el ‘pueblo’ y los ‘ciudadanos’. No quiero decir que un bloque esté de lado de AMLO y, otros, en contra, sino que están mezclados…

Aunque el suministro de gasolina se normalice de inmediato, eso no resolverá la problemática. Si acaso, la pospondrá…

El ‘pueblo’, poco a poco se ha convertido en una categoría ideológica, para quedar en los hechos sólo el ‘ciudadano’. Tarde o temprano, Andrés Manuel tendrá que optar por unos o por otros…

 

“El reconocimiento…”

El fin de la era en blanco y negro, nos obliga a hacer precisiones y distinciones. Como lo han expresado diferentes actores políticos, sociales y empresariales, la decisión de combatir frontalmente al ‘huachicoleo’ es correcta. Lo malo fue la estrategia y la táctica empleada. No en vano, el FMI, en voz de Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental, indicó que terminará beneficiando a la economía y las finanzas…

Tampoco es menor el reconocimiento de Gustavo de Hoyos, presidente de la COPARMEX, no sin antes expresar su crítica al modo en que se hizo…

 

“El perfil del político…”

Los políticos deben tener plena confianza en el logro de sus objetivos, pero a la par ser conscientes de sus alcances y limitaciones. Jamás provocar rupturas innecesarias o, peor, definitivas. Más bien, debe tender puentes entre las partes en conflicto…

De lo contrario, pronto no sabrá qué hacer con tantos fragmentos…

La política debe ser ciencia y arte de la concordia y de la paz, o se convertirá en la técnica de la administración de conflictos…

Este es un aspecto delicado: En el entorno del presidente y quizás él mismo, no parece haber noción de que, a mayor grado de polarización y ruptura, aumentarán las posibilidades de fracasar…

 

“Sansón en el templo de los filisteos…”

Si vemos el panorama electoral, el encono aumenta. La lucha por el poder parece no tener límites ni fin. Pero en toda alternancia hay una etapa de inestabilidad, con mayor razón de ser una verdadera transición. Sin embargo, toda transición exitosa requiere estabilidad y persistencia. Por eso, López Obrador debe poner punto final a los conflictos o, al menos, no ser él quien los provoque…

De lo contrario, siempre iremos hacia ninguna parte y el resultado no será la utopía, sino la distopía…

Nunca hay que jugar a ‘Sansón en el templo de los filisteos’. Sansón mató a todos sus enemigos al derribar las columnas, pero él también murió ahí con ellos…

Lo peor es ver a los que se dicen de todo, cantar el himno nacional, darse el abrazo navideño o de año nuevo, o votar por unanimidad el reparto de los haberes…

México fracturado, México disruptivo. Ojalá vayamos en pos del México real, el de los ciudadanos…

Hasta entonces…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.