Hay días así – Lulú Velázquez

Vida y Sentido

Lulú Velázquez

Vive intensamente tus días buenos y aquellos que no lo son y que llegan sin ser invitados. No los retengas. Sólo abrázalos y diles adiós.

Quisiéramos que todos nuestros días fueran buenos, que todos los días pudiéramos despertar con buen animo, con buena energía y que todo saliera como lo queremos. Esos días que hasta en medio de un mundo de trafico encuentras el estacionamiento perfecto o la fila del banco con una sola persona delante de ti. Esos días que nos sacan sonrisas. Pero ¿qué hay de esos días que, desde que abres los ojos, sientes una punzada en el pecho, tu cuerpo no responde hábilmente a lo que le mandas? Eso días donde invade la nostalgia y tu mente busca los motivos para estar tristes.

 

Cuando las emociones nos atrapan

Los pensamientos activan nuestras emociones, al igual que los acontecimientos que vivimos a diario. No siempre tenemos pensamientos buenos, aunque leemos a diario mensajes motivacionales que nos incitan a hacerlo. Nuestra naturaleza humana tiende a buscar también el dolor, aunque no nos guste sufrir. Así somos de contradictorios y complejos. Cuando nos dejamos atrapar por la nostalgia buscamos eventos del pasado para acentuarla, hasta llegar a una tristeza que se ve reflejada en nuestro rostro. Son días así. No digo que sean malos, son parte de nuestro diario vivir , aunque también he comprendido que en algunas ocasiones, como me paso a mí esta semana, es lo que llamaría mi abuela un mal presentimiento.

En esta semana tuve un día así, donde amanecí triste y ni siquiera sabia porqué. Sólo me sentía triste y comencé a extrañar a quienes han partido  a un mejor lugar. Destapé mis recuerdos con delicadeza para no desencadenar mucho dolor y aún así estuve vulnerable. Un día después comprendí porqué… yo si creo que nuestro corazón es preparado por el Ser que nos creó, cuando vamos a vivir algún evento difícil.

 

Cómo vivir esos días

Amanecer nostálgicos no es malo, ni debemos engancharnos creyendo que somos masoquistas. Pero si debemos tener cuidado en cómo buscar los recuerdos o permitir algunos pensamientos. Afortunadamente tenemos esa capacidad. Aún los recuerdos lindos causan nostalgia, por lo que debemos esforzarnos en no permitir que los malos recuerdos o pensamientos negativos se apoderen de nosotros en esos días. Si por algo llegas a caer en ellos, primero debes reconocer que les estás permitiendo entrar en tu mente en el momento en el que quizás estás sintiendo rabia, impotencia, mucho dolor, frustración. ¿Ya ubicaste la emoción? Bien, ahora pregúntate en qué te ayuda estar así.  Porque quizás siempre has permitido que lleguen esos recuerdos, pero no has aterrizado el porqué no lo superas. A lo mejor necesitas ajustar algo que no esta bien, que quedó pendiente y que eso te hace regresar a ese pensamiento una y otra vez, cada que puedes. Hay pensamientos y recuerdos que vienen por la época o por un acontecimiento que revivió estos momentos de dolor. Cualquiera que sea la forma, sólo debes vivirlos con conciencia.  Recuerda, siente , llora, sonríe, vívelo y después agradécele por lo que tienes.

Gracias por leer.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.