El canto (4) – José Contador

Reminiscencias

José Contador

El viernes le busqué temprano para desayunar juntos y preguntarle si tenía alguna duda, pero no lo encontré. Les pregunte a sus compañeros y ninguno me supo dar razón. La única respuesta es que lo habían visto la noche anterior. El tiempo empezó a pasar y él no aparecía.

El Tema del Cólera, era el último del curso. Llegó la hora de exponerlo y él no apareció. Yo estaba sumamente molesto, primero, y después, preocupado. Tuve que hacerme cargo de exponerlo y, cuando me encontraba a media sesión, le vi aparecer. Le pedí que continuara con el tema y, durante el desarrollo, me di cuenta de que lo había preparado bien, pero también lo percibí tenso. Terminamos el curso y pasamos al comedor, a la última comida. Terminándola, partiríamos de regreso a Veracruz, unos y otros a los lugares de origen. Durante la comida, se sentó junto a mí y me dijo en tono serio: ‘Necesito de tu ayuda. Anoche me habló de Urgencia mi jefe de Servicios médicos. Quiero que me ayudes a hacer todo un plan de trabajo. Me avisó mi jefe que tenemos un brote de cólera. Nos pasamos la noche juntando medicamentos y equipo. Ya mandé por delante dos camionetas’. De inmediato le pregunté por el lugar, retuvimos al personal de dos vehículos y les pedimos que se incorporaran con nosotros.

Debo de reconocer que, si bien tenía la mejor disposición para apoyar a mi compañero, recordé que la urgencia de la solicitud de preparar el tema, la semana anterior, me había puesto en un gran dilema que me generó mucho estrés, mismo que resolví revisando bibliografía. Ahora la situación era muy diferente, toda vez que teníamos que enfrentarnos a una enfermedad con muy elevada tasa de mortalidad, que no se había presentado en nuestro país en cien años. Por la poca información que teníamos, sabíamos que los casos se habían dado en vendedores de muebles que  habían acampado en la margen de un río del que bebieron agua y, al día siguiente, empezaron a tener evacuaciones diarreicas cada vez más frecuentes, por lo que solicitaron atención al hospital más cercano, al cual llegaron en muy malas condiciones.

No sé a ciencia cierta por qué cuando en una institución empieza aparece algún brote de enfermedades, tienden a ocultarla y la información empieza a circular cuando el brote ya ha crecido. Sin embargo, uno no  puede menos que disciplinarse.

En una mesa grande extendimos mapas del Estado para identificar el trayecto de los cauces del río, así como sus ramas afluentes y las derivadas de él y, aún sin tener nada confirmado, establecer las posibles localidades en riesgo. Se discutió ampliamente el tema y se establecieron medidas y se elaboró  una lista de acciones. Cabe mencionar que la  presencia de casos generó mucho estrés, ya que no es lo mismo preparar  una plática que   hacer frente a casos verdaderos, 100 años después del último brote.

Definiciones:

  • Caso sospechoso, pacientes con diarrea acuosa aguda, con o sin vómito.
  • Caso confirmado, confirmada por el laboratorio, en cualquier paciente con diarrea.

Reservorio:

  1. Puede vivir asociado con ciertas plantas y animales acuáticos, el agua.

Fuente de infección:

  1. Contaminación de los alimentos durante o después de su preparación.
  2. Contaminación del agua.
  3. Manejo inadecuado de excretas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.